educacción
MI CUENTA    |   BUSCADOR: 
Quito - Ecuador | 1 de septiembre del 2014 | 13H26 (GMT-5)





EDUCACCIÓN educaccion@elcomercio.com
¿Currículo actualizado o adaptado al de 1996?
February 10, 2010 Análisis del documento presentado oficialmente por el Ministerio de Educación, por parte de uno de los impulsores de la reforma de 1996.
OPINE SOBRE LA NOTICIA 
TAMAÑO TEXTO: Letras Medianas Letras Grandes Letras Extra Grandes

Tiempo de lectura: 5'12"

   

No. de palabras: 780

COMPARTA: facebook delicious yahoo meneame digg mister wong

Leonardo Izurieta Chiriboga

Mediado el mes de enero de este año, el Ministro de Educación presentó la “Actualización y fortalecimiento  curricular  de la  educación básica 2010”, y la producción editorial compuesto por 11 libros: los siete primeros presentan currículos singulares para los años 1º a 7º; los cuatro últimos planifican la enseñanza por áreas para los tres últimos grados.

Balance pedagógico

Como fortalezas está  la estructura curricular y su articulación interna, y los indicadores de evaluación.

Como debilidades  se encuentran  la insuficiente fundamentación filosófica y psicológica, la fragmentación de los contenidos en bloques y su organización con solo el criterio deductivo – inductivo de la ciencia olvidando al estudiante declarado sujeto de la educación.
Con este trabajo, el Ministerio de Educación ha buscado poner al día el Referente Curricular de 1996, con “orientaciones más concretas sobre las destrezas y conocimientos a desarrollar; propuestas metodológicas de cómo llevar a cabo la enseñanza y el aprendizaje; (...) precisión de los indicadores de evaluación en cada uno de los años de Educación Básica” (Introducción).

El presente comentario a este producto es solo una primera aproximación y una visión panorámica que merecerá acercamientos posteriores sucesivos a sus diferentes niveles de complejidad, y futuros estudios valorativos más afinados.

Las  fuentes 

Según la introducción, el currículo actualizado se alimentaría de tres fuentes: la Constitución vigente, el Plan Decenal de Desarrollo de la Educación, y la evaluación del Referente curricular de l996. De la Constitución se citan los artículos 343, que habla de los fines del sistema de educación nacional, y 347, que establece las responsabilidades del Estado para con la educación pública. La carencia más notable es el ocultamiento de los derechos de las personas y de los ciudadanos que deben ser respetados también por el sistema educativo.

De la evaluación del currículo del 1996 no hay rastro alguno en el documento que comento, aunque en una diapositiva de la presentación consta una serie de falencias de la Reforma del 96, sin sustento investigativo de ninguna clase. Eso imposibilita saber en qué se actualizó y reforzó el currículo anterior.

 A estas carencias en las fuentes citadas se añade una mucha más significativa: la ninguna consideración al Referente Curricular de la Educación Inicial oficializado por el Ministerio de Educación el 26 de junio del 2002 por Acuerdo interministerial 004, y la ninguna mención a este primer nivel del sistema educativo nacional, cuyos principios filosóficos, políticos y técnicos debían animar a los niveles básico y de bachillerato.

Ese Referente reconoció a las múltiples culturas de este país tan diverso como fuentes que debían proporcionar los insumos para la concreción de los contenidos curriculares generales a la escuela y al aula, y debían ser consultadas “para que el profesorado elabore la planificación micro curricular”.

El   marco teórico

Pienso que es una fortaleza del nuevo currículo la intención de presentar -bajo la expresión “Bases pedagógicas del diseño curricular”- el conjunto de conceptos filosóficos, sociológicos, antropológicos, psicológicos y pedagógicos.

De entrada se afirma que el nuevo plan de estudios “ubica al estudiantado como protagonista principal en busca de los nuevos conocimientos, del saber hacer y el desarrollo humano” (p. 10).  La debilidad está en no reformular -en consecuencia- el papel del docente ya no como enseñante, sino principalmente como el que acompaña al estudiantado en su tarea de conquistar su libertad, su autonomía, su pensamiento “lógico, crítico y creativo”.

Sin la clara y nítida explicitación de las funciones complementarias de esos dos actores, lo más seguro es que el docente siga siendo -en la práctica- el protagonista principal, simplemente porque carece de las destrezas necesarias para ser, sobre todo, el que acompaña a los estudiantes en la tarea de conquistar su libertad responsable en solidaridad social. Se ha optado por el principio clásico del diseño curricular fragmentado, según el cual los conocimientos conceptuales y las ideas teóricas se graduarán de forma progresiva y secuenciada (p. 12). La aplicación de este principio conduce a la estructuración de los contenidos por áreas y por bloques construidos analíticamente, y dificulta la organización psicológica e integrada de los conocimientos.

La estructura  curricular

La coherencia analítico-deductiva de este componente es, sin lugar a duda, una fortaleza digna de mencionar. Sus escalones, bien articulados, son los siguientes: objetivos, perfiles de salida (anticipa los desempeños que debe demostrar el estudiante al egresar del décimo año). Los objetivos educativos de área/año (anticipan los desempeños que deben demostrar los estudiantes al área en un año dado).

Las destrezas (¿qué tiene que saber hacer?, ¿con qué precisión, profundidad, complejidad?). Contenidos correlativos. “Mapas de contenidos” de cada área distribuidos por años de estudio, con la lógica ascendente y la complejidad de la ciencia. Bloques (¿Qué debe saber?). Precisión de la enseñanza y el aprendizaje. Indicadores esenciales de evaluación.  

Ampliar Imagen  Foto:Archivo / EL COMERCIO
 SOLO TEXTO  ¿LE SIRVIÓ?  ENVIE A UN AMIGO  CORREGIR  OPINE  IMPRIMA
OTRAS NOTICIAS SOBRE EDUCACCIÓN
Grupo El Comercio
certifica
Derechos reservados ® 2014 GRUPO EL COMERCIO C.A.
Prohibida la reproducción total o parcial de este contenido sin autorización de GRUPO EL COMERCIO C.A.
www.gda.com